Consejos Laborales

El auge del concepto Salario Emocional

Es un hecho que un espacio de trabajo cómodo, creativo y confortable es muy valorado por los trabajadores; y esto se traduce en mayor productividad para la empresa.

Pensar que el dinero es el único factor que mantendrá motivada a las personas de una empresa, es un gran error. Las retribuciones no económicas que el trabajador puede obtener de la empresa, así como satisfacer las necesidades personales, familiares o profesionales que manifiesta, mejorando su calidad de vida y fomentando un buen clima organizacional, son determinantes para retener el talento.

Cada vez son más las empresas que se dan cuenta de que para atraer el talento, tienen que basarse en el salario emocional, que son aquellos beneficios extras que entregan las empresas, no considerados en el salario monetario.

Dentro de las condiciones laborales, se encuentra la seguridad, la salud y la calidad de vida de los colaboradores. Aspectos que, en gran medida, dependen del clima laboral. Un ambiente de incertidumbre y conflictos genera un gran impacto en los estados de ánimo de los trabajadores, una alta rotación, estrés laboral, aumento de los índices de errores y escaso compromiso con las labores.

Para que un trabajador rinda y alcance todo su potencial, debe contar con las condiciones laborales adecuadas. No basta con que domine los conocimientos y cuente con la tecnología necesaria. Es fundamental que se sienta cómodo en el entorno que trabaja, tanto con sus compañeros como con su jefe.
Cada vez más las personas eligen una empresa para trabajar por factores que van mucho más allá del tema salarial. A continuación algunos ejemplos del salario emocional en las organizaciones:

•    Oportunidades de capacitación y desarrollo: las organizaciones más avanzadas en la gestión del talento, capacitan a sus colaboradores para el desarrollo de la misma. Les ayudan económicamente en el pago de alguna formación o le facilitan asistir a esas formaciones.
•    Horario flexible: no todo el mundo entiende que cumplir un horario no es sinónimo de productividad. Lo verdaderamente importante es realizar  nuestro trabajo sin necesidad de estar las ocho horas en una oficina.
•    Sentirse valorado y reconocido: algo tan sencillo de hacer pero a la vez tan difícil de encontrar en tantas organizaciones actuales como es el reconocimiento al trabajo bien hecho y logros.
•    Trabajo desafiante: Si queremos lograr que nuestros trabajadores además de ser eficientes en lo que hacen, logren niveles de flujo y creatividad máximos, es necesario generar para ellos trabajos desafiantes acordes con sus habilidades.
•    Sentirse respaldado: Los trabajadores quieren formar parte de algo importante; sentirse apreciados y sobre todo valorados.
•    Buen ambiente laboral: el ámbito de trabajo sea agradable y estimulante para todos.
•    Beneficios: Guardería para niños pequeños en el mismo lugar de trabajo. Al igual que seguros, planes de jubilación, ayudas a la educación de los hijos, abono de los costes de transporte y alimentación.



“Si bien el ambiente laboral lo construyen todas las personas que conforman un equipo de trabajo. El principal responsable de fomentar las buenas relaciones laborales es el jefe o líder de equipo, ya que él es quien guía, motiva e inspira a las personas, pero también es importante que cada uno de los miembros colabore con una actitud positiva y constructiva, en la medida que todos están motivados felices y comprometidos, el día a día se hace más agradable y seguro los resultados serán mejores”, señala.



También te puede interesar:

Satisfacción Laboral en Perú


 

Encuestas

¿Tu empresa hace esfuerzos para que te sientas comprometido?